sunset1.jpgsunset2.jpgsunset3.jpg

CROSS AL YELMO. COMPROMISO CON SU ENTORNO

 

La Pedriza: un derecho disfrutarla, un deber cuidarla

 mg 3097 1

El pasado 18 de septiembre organizamos la 16ª edición del Cross al Yelmo.

Ya son muchos años desde que nuestros compañeros José López, Miguel Ángel Gallardo y Alfredo López pergeñaran esta bonita prueba que con la ayuda de voluntarios (del club y del pueblo), de diversos patrocinadores, con el apoyo del Ayuntamiento, de la Policía Local y varios comerciantes del pueblo, ha conseguido situarse entre las preferidas de los corredores por montaña.

Se nota el cariño con que se trabajan todos los detalles y eso lo agradecen todos los involucrados.

Siempre hemos tenido en cuenta que el recorrido transcurre por uno de los parajes más singulares de la península: La Pedriza. También sabemos que con el elevado número de habitantes que la rodean, debemos hacer especial hincapié en su cuidado. Quizás más que en otros lugares protegidos de nuestra geografía.

 

Consideramos que es un derecho de todos los ciudadanos disfrutar de estos magníficos parajes y un deber cuidarlos.

Año tras año intentamos ir mejorando las diferentes parcelas que conforman la prueba. Este año hemos querido dar un salto de calidad en cuanto al cuidado del entorno privilegiado por el que atraviesa la carrera, creando un grupo de voluntarios específico para este cometido, el SECUMA (Servicio y Cuidado del Medioambiente). Este departamento ha realizado un estudio y un informe que hemos hecho llegar a los técnicos del Parque Nacional, además de dejar impoluto el recorrido el mismo día de la competición.

Además, hemos tomado diferentes medidas enfocadas a que los corredores, el público, los voluntarios y en general todo el que se acerca a compartir con nosotros este día, pueda gozar de una jornada de fiesta, de alegría, de fomento del deporte y de disfrute de la montaña, respetando y cuidando nuestro entorno:

  1. En el reglamento de la carrera se informa a todos los corredores de que será motivo de descalificación: TIRAR BASURA o NO SEGUIR EL ITINERARIO TRAZADO.
  2. Hemos suprimido los vasos de plástico en los avituallamientos para reducir la generación de residuos.
  3. Se establece un límite de participantes de 350 corredores.
  4. El recorrido se hace íntegramente dentro de trazado urbano y de sendero de pequeño recorrido (PR)
  5. La fecha elegida para el evento se encuentra en el período que menos puede afectar a la flora y a la fauna.
  6. Optamos por balizar con cinta el recorrido con la intención de minimizar los posibles despistes y para facilitar que los corredores no se salgan de la senda.
  7. El balizado, realizado con cinta plástica, no se ata a la vegetación, si no que se grapa alrededor de ella para no dañarla en absoluto cuando es retirado.
  8. Señalizamos las zonas más sensibles a la erosión y balizamos especialmente las partes en las que la senda tiene varios trazados comunes, intentando mantener uno único.
  9. Los voluntarios del SECUMA van recogiendo las balizas y cualquier desperdicio que haya en el recorrido, de tal forma que queda todo recogido en el mismo momento de finalizar la competición.
  10. Dada la situación de la salida/meta, toda la infraestructura de carpas, arcos, banderas, podiums, etc. se realizan en el casco urbano.
  11. En la zona de salida/meta se habilitan contenedores para realizar la recogida selectiva de residuos.
  12. Hemos realizado un folleto informativo con unas pautas básicas, que publicamos y entregamos a todos los corredores, voluntarios y colaboradores, con recomendaciones de respeto y protección ambiental. Podéis verlo en nuestra web.

OTRO OBJETIVO: ADEMÁS DE CUIDAR, MEJORAR EL ENTRONO.

El comité de organización del Cross al Yelmo ha comenzado el estudio de un proyecto que pretende realizar acciones encaminadas a la conservación y a posibles mejoras de las sendas por las que discurre el trayecto de montaña, siempre bajo la supervisión de los técnicos del Parque Nacional.

Para ello se destinarán 0,5€ de cada inscripción a acometer esta tarea, que básicamente consistirá en marcar con cuerdas y estacas las zonas donde existen varios trazados de la misma senda, para intentar que quede una sola traza y se recupere el resto del terreno. También colocaremos piedras a modo de barrera en las zonas donde el agua ha originado zanjas, para que la sedimentación que provoque el agua de lluvia las rellene de manera natural.

Una vez finalizada esta acción en todo el recorrido, estudiaremos otras medidas que podamos llevar a cabo.

Si el presupuesto disponible así lo permitiera y siempre bajo la supervisión de los expertos del Parque Nacional, también podríamos plantar algún tipo de planta (árboles o arbustos) estratégicamente, para fijar el terreno en las zonas más degradadas por la erosión.

Esperamos y deseamos que estas medidas hagan del Cross al Yelmo, no solo una querida y respetada competición deportiva, una promoción del deporte y de la vida saludable, sino también una ayuda a la conservación del espacio natural.